Conservación de restos humanos

by norma ~ Septiembre 17th, 2008. Filed under: Proyectos de conservación.

 

A lo largo de mi carrera como conservadora tuve que resolver problemas de cuidado de colecciones que incluían restos humanos. El primer caso fue a principios de los noventa en el Museo Etnográfico, cuando la colección  de “momias” y otros restos quedaron afectadas por un problema medio ambiental;   el segundo caso fue en 1996 cuando la topadora de una construcción vial comienza dejar en evidencia los restos humanos de cuerpos con profuso ajuar en el medio del camino, en las cercanías de Fiambalá, Dpto. de Tinogasta, Catamarca. El tercer caso, realizado entre los años 2005 y 2008 se presenta en el Instituto de Arqueología con restos esqueletales de Santa Cruz, Chubut y Pintoscayoc, Jujuy,  que corresponden a colecciones en tránsito que se encuentran dentro de los proyectos de investigaciones con base en el Instituto de Arqueología donde soy la coordinadora del Área de Conservación.

El hilo común de los tres proyectos expuestos es que nuestro objeto de preservación son restos humanos; como conservadores planificamos para establecer estrategias y procedimientos para mantener la materia lo más inalterable posible para la ciencia Arqueológica, o en el caso del IA, de reintegrar a la provincia correspondiente o a sus descendientes.

Cada uno de los tres casos tuvo un planteo y proceso particular que se desarrolló en ámbitos totalmente diferenciados. Fueron años en que la conservación sufrió un cambio y renovación importante, de actualización y nuevos conocimientos;  en la actualidad las decisiones de conservación no parten de una persona o de un área, sino que se perfilan como parte de las políticas de gestión de museos, institutos u otros centros de investigaciones.

En 1986 Bettina Raphael refiriendose al tema “estos restos humanos son ancestros de algunos pueblos indígenas que hoy habitan la Argentina y los museos como guardianes de la cultura y la dignidad humana tienen una responsabilidad especial de mantener estos materiales sensibles con el debido respeto y protección”

 

El caso de las colecciones del Museo Etnográfico Juan B. Ambrosetti

 

Una gotera en el techo del “deposito de Antropología Biológica” del museo detonó un proceso de planificación para el acondicionamiento, por primera vez posiblemente desde que llegaron los cuerpos al museo -54 cuerpos humanos y cabezas cercenadas-  de distintas regiones del país.

 

El volumen de la colección requirió contar con estrategias de distinto tipo: para el requerimiento de espacios y despliegue de los cuerpos, de recursos humanos para operar simultáneamente con el total de esta numerosa colección y de recursos económicos y materiales para la compra de insumos necesarios para el tratamiento.

 

En esta sección documental se mostraran algunos aspectos del trabajo en equipo realizado en el año 1991. Los cuerpos fueron fotografiados individualmente. La fotografía es un elemento de diagnóstico muy importante ya que con series fotográficas tomadas en distintas épocas se pueden establecer rangos de deterioro, sobre todo para materiales orgánicos que son mas sensibles a factores físicos, químicos y biológicos.

El relevamiento de cada cuerpo, por razones éticas no se van a mostrar explícitamente salvo que medie una solicitud para su estudio y conservación con intereses científicos.

El informe general del tratamiento realizado se va a incluir en una nueva entrega.

 

Para obtener la colección fotográfica (bajo licencia Creative Commons): bajar Conservación de restos humanos (929) - 3.52 MB

 

 

 

     

(Restos humanos – Momias – Conservación – Fiambalá – Insumos de tratamiento – Museos)


Imprimir esta entrada (sin menúes ni barras) Imprimir esta entrada (sin menúes ni barras)

Búsqueda personalizada en la Web
Share

Leave a Reply